Rolls Royce Sweptail, un capricho auténtico

Para hacer realidad el sueño de uno de sus clientes, Rolls Royce ha creado un coche único siguiendo puntualmente los deseos y gustos de su creador. Se trata de un modelo en el que la marca combina su tradición artesana con la idea original manifestada por el comprador. El resultado es este Rolls Royce Sweptail (o cola corta, que es como se traduciría su nombre al español).

El Sweptail es un coupé de dos puertas que combina la habitual estética que ofrecen los modelos de la marca británica (hoy integrada en el Grupo BMW) con la del mundo de la náutica, la gran afición de su comprador.

El frontal, como no podía ser de otra manera, sigue fielmente la estética habitual de los Rolls Royce, aunque en este caso incorpora una parrilla de aún mayor tamaño elaborada con aluminio pulido a mano con efecto espejo.

Es en la zaga donde más destaca el modelo, dado que se ha diseñado siguiendo el estilo de la popa de los barcos, tanto en su diseño exterior como en el interior, acoplando las habituales formas de estas al vehículo y transformando las plazas posteriores en una especie de cubierta, rematada por una amplio techo panorámico de cristal.

El puente de mando hace honor a tal nombre, pues tanto el puesto de conducción como el salpicadero y el tablero de a bordo es fiel reflejo de los mandos de un barco. Según Rolls Royce, es el más simple y sencillo de cuantos ha fabricado la marca, ya que apenas cuenta con un mando de control y un elegante reloj analógico, eso sí, con las manecillas de titanio y otros muchos nobles materiales que le dan el exclusivo y lujo aire de las realizaciones de la marca: maderas de Paldao, ébano, cueros y pieles de altísima calidad,...

Y claro está, con los habituales espacios para integrar exclusivos maletines personalizados en las puertas o para guardar a bordo el champan y las copas que tanto aprecian los afortunados propietarios de modelos Rolls Royce.