Seat Ibiza, la quinta generación se deja ver

Seat acaba de mostrar por primera vez su nuevo Ibiza. Ha sido en Barcelona, en un evento  ante los medios de comunicación donde la marca española ha mostrado la nueva imagen del Ibiza, un modelo que acumula ya 5,4 millones de unidades vendidas en todo el mundo a lo largo de sus 33 años de vida.

Con un estilo de diseño marcadamente continuista del ofrecido por el León, el nuevo Ibiza sin crecer en tamaño varía sus dimensiones ofrece un gran número de tecnologías procedentes de segmentos superiores, además de ser el primer modelo en estrenar la nueva plataforma MQB AO del Grupo Volkswagen. 

Apenas pierde dos milímetros en longitud, pero gana 8,7 cm en anchura y cuenta con una distancia entre ejes alargada en 9,5 cm, magnitudes que claramente le permiten ofrecer un mayor espacio abordo, del que todos se benefician por igual, incluso el maletero, que ahora ofrece 63 litros más de capacidad hasta alcanzar un volumen de 355 litros.

Español hasta en su diseño, el Ibiza surge del lápiz de Alejandro Mesonero Romanos y adopta buena parte de los atractivos detalles que conforman el aire de familia Seat ya vistos en los León y Ateca. Así lo podemos ver en las nuevas y afiladas ópticas triangulares delanteras y en su frontal marcado claramente por el diseño triangular truncado de la parrilla, bajo la cual se abre una amplia boca de respiración. El capó, con dos marcadas nervaduras que lo recorren, ofrece una forma más curva de lo habitual en las últimas tendencias y el parabrisas mantiene su habitual inclinación para favorecer aún más la clásica habitabilidad interior del modelo.

 

En la vista lateral, dos líneas de cintura surgen desde ambos extremos del modelo para no encontrarse en punto alguno, creando un interesante y atractivo efecto dinámico que se acentúa gracias al elegante diseño ascendente del final de la zona acristalada lateral, que parece aventurar la mayor capacidad del maletero antes comentada.  Las llantas, con diseño de estrella de mar, abundan en el carácter alegre y mediterráneo del coche.

En la trasera, el Ibiza mantiene su carácter y no se deja influenciar por el aire de familia. Al contrario que en los Leon y Ateca, mantiene sus ya clásicas y compactas ópticas en lugar de optar por las de afilado estilo de sus hermanos mayores, aunque lo hace adaptándolas a su nuevo estilo.  La fuerza del diseño de la zaga, de clara inspiración alemana, se refuerza en las versiones FR con la doble salida de escape  

Toda la gama de motores cumple la norma Euro 6. En gasolina, dispondrá como acceso a la gama del tricilíndrico1.0 TSI en sus versiones de 95 y 115 CV, con turbocompresor, intercooler e inyección directa. A finales de 2017 llegará el nuevo cuatro cilindros 1.5 TSI de 150 CV. Las variantes diésel comienzan con las ya conocidas variantes de 80, 90 y 115 CV del 1.6 TDI. Y gracias a la nueva plataforma, el Ibiza podrá añadir a su gama por fin una mecánica de gas natural comprimido (GNC), la TGI de 90 CV, lo que le convertirá en el primer modelo de su segmento en hacerlo. Las mecánicas de potencia inferior a 95 CV se ofrecen de serie con cambio manual de cinco velocidades y el resto contará con cambio de seis marchas. Opcionalmente, también podrá incorporarse la automática doble embrague DSG de 7 marchas.

Seat tiene previsto ofrecer cuatro niveles de acabado en la gama con las denominaciones ya conocidas: Reference, Style, FR y XCellence, bajo las habituales consideraciones de las mismas y con las clásicas distinciones de imagen marcadamente dinámica de las versiones FR. El acento específica y marcadamente deportivo se reserva para la futura versión Cupra, aunque las variantes FR no están exentas. Sus conductores dispondrán de suspensión regulable en modo Normal y Sport para adaptar el comportamiento del coche a su gusto y estilo de conducción y las condiciones de la carretera. Este sistema también se incorporará a las variantes de acabado XCellence más adelante, aunque con unos tarados de suspensión claramente enfocados a ofrecer un mayor confort de marcha.

 Esto nos lleva a hablar de los nuevos sistemas y ayudas a la conducción que se incorporan al nuevo Ibiza. Ya están disponibles en los León y Ateca, pero muchos no es habitual encontrarlos en el segmento de los compactos. Dispondrá de Front Assist, Traffic Jam Assist, control de crucero adaptativo ACC, entrada y arranque sin llave Kessy Entry System, nuevos sensores delanteros y traseros de aparcamiento, cámara de visión trasera de mayor calidad y precisión cuyo funcionamiento aparece reflejado en la nueva pantalla táctil de 8”, etc.

 

En el interior, dispone de cargador inalámbrico y amplicador de señal GSM para garantizar la máxima conectividad (Apple CarPlay, Android Auto y Mirror Link), así como un equipo de sonido compuesto de 7 altavoces Premium, amplificador de 8 canales de 300W y procesador de señal digital DSP.

 

Seat no ha aventurado las posibles variantes de carrocería, pero la plataforma MQB permite ofrecer distintos tipos de carrocería en un mismo segmento, habilitando diferentes configuraciones de distancia entre ejes a partir de la misma plataforma base. Así que paciencia y a ver cómo se desarrolla la gama. En todo caso, habrá que esperar hasta el próximo mes de junio a que el coche llegue a los concesionarios de la marca para poder disponer de él. Antes, con motivo de la celebración del Salón de Barcelona, a pocos metros de donde ayer fue presentado, para abundar en la información y conocimiento de la gama y sus equipamientos definitivos para nuestro mercado.