Škoda Octavia, 20 años de éxito comercial

El 5 de septiembre de 1996, el entonces presidente de la República Checa, Václav Havel, dio la señal de salida a la producción del Octavia en una zona entonces recién inaugurada de la planta situada en la sede central de Škoda en Mlada Boreslav. Aquel acto supuso el inicio de una historia de éxito que se viene repitiendo año tras año durante las siguientes dos décadas, tras las cuales el Škoda Octavia se ha convertido, además de en el modelo de mayor volumen de ventas de la marca checa, en todo un superventas a nivel mundial.

Apenas siete meses antes, en febrero de 1995, en la factoría de  Mladá Boleslav se colocó oficialmente la la primera piedra de la nueva línea de producción de la que habrían de salir, 18 meses más tarde, las primeras unidades del Škoda Octavia. Para aquella nueva gama, el fabricante checo del grupo Volkswagen construyó una moderna línea de producción en una nave de 32.000 m2. Además, se crearon un total de 2.500 m2 de espacio adicional para oficinas y 3.000 m2 de áreas sociales. En marzo de 1996, se completó un nuevo taller de pintura, donde se pintarn hasta 1.800 carrocerías de las gamas de modelos Škoda Felicia y Škoda Octavia cada día.

El 5 de septiembre de 1996, el expresidente de la República Checa, Václav Havel, inauguró la nueva planta y dio oficialmente el pistoletazo de salida a la producción en serie del Škoda Octavia. "La planta es bonita, moderna, realmente atractiva. Sería fantástico que todas las fábricas tuvieran este aspecto", comentó Havel durante la ceremonia de inauguración.

El desarrollo de la entonces completamente nueva gama del Octavia empezó en 1992, aproximadamente un año después de que la marca se uniera al Grupo Volkswagen. Aquel modelo se desarrolló  a partir de  una entonces completamente nueva plataforma que sustentaba la robusta estructura de la carrocería, que había sido desarrollada mediante la más avanzada tecnología CAD (Diseño por Ordenador) de la época , y proporcionaba una seguridad activa y pasiva ejemplar, combinada con airbags frontales para conductor y acompañante. Además, era la primera vez que Škoda ofrecía en un modelo de la marca los nuevos airbags laterales para el Octavia.

El nuevo modelo disponía de una característica especialmente práctica: gracias al gran portón trasero del modelo hatchback, los clientes se beneficiaban de un acceso excelente al maletero de 528 litros, que se podía ampliar hasta los 1.328 litros abatiendo los asientos traseros.

En 1996 -su primer año de ventas-, los clientes del Škoda Octavia podían optar entre dos motores de gasolina de cuatro cilindros o un propulsor turbodiésel. En mayo de 1998, el Škoda Octavia Combi amplió  la gama del modelo; a partir de 1999, esta versión familiar también estuvo disponible con tracción a las cuatro ruedas. El último vehículo de la primera generación salió de la línea de producción en noviembre de 2010. Entre septiembre de 1996 y noviembre de 2010, se entregaron alrededor de 970.000 berlinas y más de 470.000 modelos familiares.

La segunda generación del Škoda Octavia continuó la historia de éxito de su predecesor: entre 2004 y 2013, 1,6 millones de clientes optaron por las versiones de carrocería berlina, mientras que 900.000 compradores lo hicieron por la Combi o familiar. La tercera generación del Škoda Octavia lleva en producción desde noviembre de 2012. Hoy, este superventas está considerado el núcleo de la oferta de la marca, y es extremadamente popular tanto como coche familiar como en su función de coche de empresa. Desde el inicio de producción de la primera generación, el 3 de septiembre de 1996, más de cinco millones de Škoda Octavia han salido de las naves de producción. Además de en la planta principal en Mladá Boleslav (Chequia), esta berlina del segmento de los compactos también se fabrica en las plantas que Škoda tiene en China, India, Rusia y Kazajistán.