SportLine, los Skoda Kodiaq más deportivos

A primeros del próximo mes de marzo, en el Salón de Ginebra, Škoda mostrará su Kodiaq SportLine, una variante más elegante y dinámica de su nuevo SUV de gran tamaño, dotada con características de diseño diferenciales respecto del resto de la gama tanto en su exterior como en su interior y que estará disponible con dos posibles mecánicas diésel y otras tantas gasolina.

Gracias a su nuevo diseño exterior diferenciado, las versiones SportLine del Kodian ponen de relieve la agilidad y dinamismo que ofrece el nuevo modelo SUV de Škoda en combinación con sus siete plazas y su mayor espacio disponible a bordo así como su gran maletero, el de mayores dimensiones en su segmento.

En el exterior del nuevo Kodiak SportLine, se han añadido nuevos elementos de carrocería y acabados especiales en color negro para acentuar su mayor enfoque dinámico. Parrilla del radiador, raíles del techo, carcasas de los retrovisores y molduras laterales de las ventanas se ofrecen en ese color, al tiempo que tanto la luneta como las ventanillas laterales traseras son tintadas para esta versión. Además, en la zaga se incorpora un nuevo embellecedor más estrecho de color plateado por debajo del paragolpes.

En la vista lateral, las franjas protectoras de los Kodiaq SportLine son del mismo color de la carrocería y las llantas de aleación de 19 pulgadas de serie (las hay de 20” en opción) disponen de un nuevo y distintivo diseño. En la aleta delantera,  una pequeña insignia distingue a las versiones SportLine del resto de la gama Kodiaq.

En cuanto al interior, su equipamiento parte del ya conocido nivel de acabado Ambition. Al mismo añade  asientos deportivos (ajustable electrónicamente y con función de memoria el del conductor) acabados en Alcántara y con las costuras de color plateado, volante multifunción y palanca de cambios terminados en cuero y pedales de aluminio. En la pantalla del cuadro, dotada de un estilo más deportivo, se añaden informaciones como la representación de las fuerzas G, la presión de la turbo alimentación, la potencia actual del motor y la temperatura del aceite y del refrigerante.

Su equipamiento de serie ofrece dotación aún más completa, añadiendo entre otros elementos, retrovisores plegables y regulables electrónicamente con función de memoria, oscurecimiento y luces “Boarding Spot” (iluminan el suelo), retrovisor interior con sensor de lluvia y función de oscurecimiento, pantalla Maxi DOT, iluminación ambiental LED configurable en diez colores diferentes, logotipo Kodiaq en los umbrales de las puertas, tapicería 'Sport', etc.

Además, para adaptar la conducción a cada situación que se presente, los Kodiaq SportLine disponen de serie con selector de modos (Normal, Deporte, Eco, Individual, Confort y Nieve) para adaptar según cada caso el funcionamiento de motor, cambio automático, dirección asistida y aire acondicionado.

En cuanto a las mecánicas disponibles, Škoda ha dispuesto para los Kodiaq SportLine dos motores de gasolina y dos motores diésel. Las primeras son los 1.4 TSI 110 kW (150 CV) y 2.0 TSI 132 kW (177 CV). Las de gasóleo las 2.0 TDI en sus variantes de 110 kW (150 CV) y 140 kW (190 CV). Todas ellas se ofrecen de serie combinadas con tracción 4x4 y, opcionalmente, control de chasis adaptativo (DCC).  Los sistemas de asistencia al conductor e infoentretenimiento a bordo son los mismos ya conocidos sobre el resto de las versiones de la gama Kodiaq.