Stelvio, el primer SUV de Alfa Romeo

El paso del Stelvio es una de las carreteras cuya sola vista ya impresiona a los conductores más avezados, pero desde ahora también es el nombre del primer SUV que Alfa Romeo va a comercializar en sus más de 100 años de historia. A partir de la primavera del 2017, los distintos mercados europeos podrán acceder a este vehículo cuya imagen impresiona casi tanto o más que la que se vislumbra en el puerto de montaña más alto de toda Italia. 

Diseño italiano, potentes e innovadores motores de vanguardia, máximo equilibrio y reparto de pesos, soluciones técnicas únicas y una excelente relación peso / potencia son las cinco características que Alfa Romeo avanza de este nuevo modelo, llamado a satisfacer los deseos tanto de los actuales seguidores de la marca como de los muchos nuevos que sin duda va a conquistar con su lanzamiento.

Desarrollado en el exclusivo centro de ingeniería de Alfa Romeo en Módena, en pleno corazón del llamado Motor Valley italiano, el Stelvio se fabricará en la renovada planta de Cassino en una línea de producción dedicada exclusivamente a los nuevos modelos de la marca del biscione, donde desde 2015 ya se produce el Giulia, modelo que ha iniciado la nueva era de la marca recuperando sus revolucionarios cánones de estilo, deportividad y tecnología.

Estos mismos ingredientes, adaptados eficazmente a la nueva categoría de automóviles SUV compactos del segmento Premium, son los que Alfa Romeo ofrece en el Stelvio, un SUV del marcado estilo deportivo 100 % Alfa Romeo, con prestaciones de absoluta excelencia y un equipamiento tecnológico y técnico sin igual en el segmento.

Desde que se pronuncia su nombre, el nuevo SUV de Alfa Romeo augura la más emocionante experiencia de conducción. El Alfa Romeo Stelvio es una perfecta mezcla entre legado, velocidad y belleza: una alquimia mágica que forma parte de la más que centenaria historia de la marca. El diseño italiano, definido por su sentido de las proporciones, sencillez y atención por la calidad de las superficies toma los mismos ingredientes que han dado vida al Giulia, el nuevo referente de la marca y fuente de inspiración para sus futuros modelos, reinterpretados y adaptados por completo a los diferentes volúmenes que tienen los modelos SUV.

Sus proporciones expresan compacidad, fuerza y dinamismo. De 4,68 m de largo, 1,65 m de alto y 2,16 m de ancho su línea sugiere en conjunto un vehículo compacto que parte del frontal, se desarrolla hacia la parte trasera, y cierra el habitáculo con una luneta particularmente inclinada y coronada por un sofisticado alerón que asegura el mejor rendimiento aerodinámico, crucial para un automóvil con sus prestaciones.

El estilo Alfa Romeo se plasma también en la calidad de las superficies, plenas de ricos y armoniosos detalles a la hora de conformar sus distintos volúmenes. Su musculada imagen lateral acentúa el paso hacia los guardabarros delantero y trasero. 

Hasta el momento, Alfa Romeo únicamente ha mostrado la versión suprema de la gama, la Quadrifoglio, en el reciente Salón de los Ángeles. Esta destaca por el faldón del color de la carrocería adornado con una aplicación de carbono que enfatiza aún más su deportividad. Junto con esta característica, los parachoques delantero y trasero y los poderosos pasos de rueda, todos en el mismo color que la carrocería, hacen que el Stelvio Quadrifoglio parezca más una berlina deportiva que un SUV tradicional de este segmento.

La aparente sencillez del estilo Alfa Romeo esconde un proceso creativo de diseño de los más complejos de la industria que enfatiza una línea aparentemente sencilla y natural que resalta la elegancia de las formas y el gusto sofisticado del Made in Italy que caracteriza al diseño Alfa Romeo y que se expresa nuevamente a través de las líneas limpias y tensas del Stelvio, modelo dotado de una fuerte identidad en la que no podía faltar el legendario trilobulado frontal, uno de los más famosos y reconocibles símbolos del mundo del automóvil. 

El frontal del Stelvio Quadrifoglio tiene una fuerte connotación de agresividad y potencia, gracias principalmente a las tomas de aire específicas para los intercooler y a las clásicas aberturas alrededor del escudo, asociadas a un nervado tratamiento de las superficies. 

En la trasera, el Stelvio llama la atención por su deportividad con las dobles salidas dobles del escape como principal icono. La corta zaga, solución estilística que le otorga al modelo un carácter único e inconfundible, es todo un homenaje a la historia de Alfa Romeo, ya que se trata de un rasgo distintivo presente tanto en algunos de sus modelos de mayor prestigio y prestaciones, así como en algunos de sus automóviles de carreras.

El interior bebe en las mismas fuentes de inspiración. De estilo limpio y esencial, el diseño gira alrededor del conductor, con todos los mandos agrupados en un volante específicamente pequeño y directo para adaptarse a todos los estilos de conducción. El puesto de conducción cuenta con un túnel diagonal y el salpicadero ligeramente ondulado, "cosido" como un traje a medida, con cuidado artesanal y materiales de alta calidad: la fibra de carbono, la madera y los tejidos se han elegido por su atractivo visual y táctil, y se han montado de manera que se aprecie la mano del hombre.

Otro elemento que distingue un auténtico Alfa Romeo son sus motores. El Stelvio Quadrifoglio montará  un motor único por tecnología y prestaciones: el 2.9 V6 BiTurbo gasolina de 510 CV que se ofrecerá en combinación con la transmisión automática de ocho velocidades. Inspirado en la tecnología y los conocimientos técnicos de Ferrari, esta mecánica gasolina 6 cilindros está enteramente elaborada en  aluminio con vistas a lograr la máxima reducción de peso en el vehículo, en especial sobre su eje delantero.

 Con unos datos de potencia y par sensacionales —según indica Alfa romeo—, el 2.9 BiTurbo gasolina de 510 CV aporta además una elevada eficiencia de consumo gracias al sistema de desactivación electrónica de los cilindros y, por supuesto, al igual que todos los motores de nueva generación de la marca, se caracteriza por ofrecer el genuino, deportivo y atractivo sonido Alfa Romeo.

La caja de cambios automática de ocho velocidades lleva la firma del especialista ZF y ha sido calibrada  específicamente para permitir transiciones de marcha en tan solo 150 milésimas de segundo en el modo Race de conducción. La transmisión también está provista de embrague tipo "lock up" para asegurar al conductor una fuerte sensación de aceleración al embragar la marcha. Y, en función del modo del selector AlfaTM DNA Pro, el cambio automático es capaz de optimizar la fluidez, el confort y la facilidad de conducción en todos los ámbitos, incluido el urbano, permitiendo mejorar aún más el consumo de combustible y las emisiones de CO2. Las levas de cambio de aluminio en la columna de dirección son de serie.

Además de este propulsor de 510 CV, exclusivo del Stelvio Quadrifoglio, en la gama Stelvio habrá una variante 2.0 Turbo gasolina con cambio automático de 8 velocidades. Se trata de un 4 cilindros elaborado también integramente en aluminio que desarrolla una potencia de 280 CV a 5250 rpm y un par máximo de 400 Nm a 2250 rpm. Además del sistema electrohidráulico de actuación de las válvulas MultiAir, entre las peculiaridades de este motor destacan el sistema de sobrealimentación "2 en 1" y la inyección directa con sistema de alta presión de 200 bar, que se combinan para ofrecer una respuesta especialmente rápida al accionar el acelerador con cualquier régimen de revoluciones y una notable eficiencia en el consumo.

De acuerdo con la tradición técnica de Alfa Romeo, la electrónica nunca debe resultar invasiva, sino que únicamente debe facilitar la experiencia de conducción, estimulante en sí misma, gracias a un bastidor y a suspensiones diseñadas con pasión y cuidado. El Stelvio Quadrifoglio confirma esta filosofía. Estructuralmente es único y emocionante, pero no por ello renuncia a numerosos y sofisticados sistemas para que la experiencia de conducción, garantizada por la excelencia técnica subyacente al vehículo, resulte aún más emocionante.

 El Stelvio Quadrifoglio cuenta en su dotación con el nuevo selector Alfa DNA Pro que modifica el comportamiento dinámico del vehículo según el modo seleccionado por el conductor: Dynamic, Natural, Advanced Efficiency (modo de ahorro de energía) y Race (ideal para obtener las máximas prestaciones).

También dispondrá de la tracción total Q4, que permite un control en tiempo real del sistema de tracción del vehículo para garantizar el máximo nivel en prestaciones, eficiencia y seguridad. El sistema ofrece todas las ventajas de la tracción total, garantizando al tiempo un consumo reducido, capacidad de respuesta y todo el placer de conducción de un automóvil con tracción trasera.

 El sistema Q4 incluye una caja de transferencia activa y un diferencial delantero diseñados para adaptarse a los requisitos técnicos específicos de Alfa Romeo, con el fin de controlar en tiempos muy rápidos un par elevado con una configuración especialmente compacta y ligera. La caja de transferencia utiliza una avanzada tecnología de embrague activo que proporciona una conducción sumamente dinámica, al tiempo que garantiza un consumo reducido.

El sistema Q4 supervisa continuamente numerosos parámetros para garantizar la mejor distribución de par entre los dos ejes en función de cómo se utiliza el vehículo y de la adherencia disponible en carretera. Es capaz de prever la pérdida de adherencia de las ruedas, basándose en la información recabada por los sensores de aceleración lateral y longitudinal, de ángulo del volante y de velocidad de derrape del vehículo.

En condiciones normales, el Stelvia Quadrifoglio Q4 se comporta como un vehículo de tracción trasera, es decir, el 100 % del par motor es enviado al eje trasero. Al acercarse al límite de adherencia de las ruedas, el sistema transfiere en tiempo real hasta un 50 % de par motor al eje delantero, gracias a una caja de transferencia específica. Para garantizar la máxima velocidad de reacción al distribuir el par, el sistema se aprovecha de un alto sobredeslizamiento mecánico (hasta el 2,5 %) entre ambos ejes, lo que se traduce en un máximo control del vehículo en términos de tracción y estabilidad direccional en curva.

Otra de las tecnologías disponibles en el Stelvio es el Torque Vectoring, que se ofrece combinada por primera vez con la tracción total Q4. Este sistema optimiza la tracción y destaca el carácter deportivo del Stelvio Quadrifoglio. Los dos embragues, situados en el diferencial trasero, permiten controlar por separado el par para cada rueda. Así, la transmisión de la potencia al suelo también mejora en situaciones límite de conducción, evitando tener que recurrir a las clásicas intervenciones intrusivas del  control de estabilidad.

 El Stelvio Quadrifoglio dispone en su eje delantero de suspensión de doble brazo oscilante con eje de dirección semivirtual, que optimiza el efecto de filtrado y permite giros rápidos y precisos garantizando elevadas aceleraciones laterales.

 Para el eje trasero se recurre a una solución de cuatro brazos y medio (patente Alfa Romeo) que asegura prestaciones, placer de conducción y confort. La amortiguación está asegurada por elementos de control electrónico que se adaptan instantáneamente a las condiciones de marcha y permiten elegir entre un comportamiento más deportivo o más confortable.

 Tras darlo a conocer en el Giulia, Alfa Romeo incorpora también en el Stelvio Quadrifoglio el innovador IBS (Integrated Brake System), sistema electromecánico que combina el control de estabilidad con el servofreno tradicional, garantizando una respuesta instantánea del freno y, por tanto, una distancia de frenado récord, además de contribuir significativamente a la optimización del peso. El sistema de frenos cuenta además con elementos de aluminio y discos cerámicos de carbono.

 Para coordinar toda la electrónica de a bordo, el Stelvio Quadrifoglio cuenta como “cerebro” con el  AlfaTM Chassis Domain Control (CDC), un sistema que gestiona el funcionamiento de dispositivos, como el nuevo selector AlfaTM DNA Pro, la tracción total Q4, el sistema AlfaTM Torque Vectoring, las suspensiones activas y el ESC, optimizando las prestaciones y el placer de conducción. Básicamente, el CDC adapta la geometría del chasis en tiempo real, ajustando dinámicamente los mapas de los modos del AlfaTM DNA Pro, en función de los datos de aceleración y rotación recabados por los sensores. Además, previene y gestiona las situaciones críticas, informando de antemano a las centralitas específicas involucradas en el sistema electrónico del vehículo: chasis, propulsión, suspensiones, sistema de frenado, dirección, ayuda a la conducción y diferencial en curva.