Toyota Corolla, una aventura de 50 años

Han pasado 50 años desde que Toyota presentara en Japón, en 1966, el Corolla, un modelo del que se han producido más de 44 millones de unidades en las 16 factorías en las que la marca japonesa lo ha producido ininterrumpidamente durante este último medio siglo, que se dice pronto. 

Disponible actualmente con versiones de carrocería sedán de dos y cuatro puertas y familiar de dos, el Corolla cuyo nombre procede de la palabra latina que designa una corona de flores, siempre se ha caracterizado por ofrecer una elevada calidad de producción y un amplio listado de equipamiento pensado para hacer de él un vehículo pensado por y para la gente, en el que siempre era fácil encontrar elementos habituales en los segmentos superiores.

El Corolla fue de los primeros modelos del mercado en incorporar una palanca de cambios montada en el suelo en lugar de en la columna de dirección o en el salpicadero, que era lo habitual en su momento. Sus asientos delanteros y traseros, convenientemente acolchados, siempre ofrecieron amplio espacio y confort a sus ocupantes que, gracias a la elevada altura del techo —una característica asimilada por los nuevos SUV— siempre gozaron de una gran sensación de amplitud a bordo del compacto modelo japonés.

En apenas tres años, la primera generación de Corolla se convirtió en el vehículo más vendido en Japón y su popularidad pronto se propagó a otros países de todo el mundo, haciendo honor al motivo de elección de su nombre, pues con Corolla se escogió buscando que con ello el coche “floreciera” en el mercado.

Desde entonces, Toyota siempre ha contemplado y analizado las impresiones de sus clientes para incorporarlas en las sucesivas ediciones del modelo, logrando con todo ello crear un vehículo de calidad, durabilidad y fiabilidad más que contrastadas en todas las áreas clave destacadas por los usuarios.

Como resultado de todo ello el nuevo Corolla 2016 hereda 50 años de evolución y diseño, aspectos clave de un ADN que ha sido apreciado por millones de usuarios del compacto de Toyota en todo el mundo. El nuevo Corolla que Toyota comercializa presenta un diseño exterior de prestigio, una especial atención a la calidad percibida, un interior espacioso y niveles superiores de equipamiento tecnológico y de seguridad como principales puntos fuertes en el mercado. Recoge con ello el testigo de la calidad, durabilidad y fiabilidad legendarias de las generaciones precedentes, con una calidad considerablemente mejorada en todos los aspectos del diseño y la fabricación, sin olvidar su elevada relación calidad-precio en todos los mercados del mundo en los que el modelo se comercializa.

La historia del Corolla

En noviembre de 1966, Toyota abrió una nueva planta en Takaoka, en la Prefectura de Aichi (Japón), dedicada exclusivamente a la producción del modelo Corolla. Dos años más tarde, inició la producción del modelo en Australia y Malasia, centrada en vehículos específicos de cada región.

Desde 1965 a 1968, Toyota duplicó de largo su producción total anual, pasando de 480.000 unidades a 1,1 millones de vehículos, una prueba de la notable contribución que supuso el Corolla al crecimiento de la compañía.

En Europa, el Corolla no se presentó hasta abril de 1967, pero la producción europea, en la factoría de Toyota Motor Manufacturing Turkey (TMMT), en Sakarya (Turquía), no comenzó hasta la séptima generación del modelo en 1994. Continuó con las octava y novena, se interrumpió en la décima y regresó ya en la undécima, en 2013, produciéndose allí hasta nuestros días..

Las exportaciones de Corolla a Norteamérica comenzaron en 1968. El rápido éxito de ventas alcanzado en este mercado ayudó a que las ventas mundiales acumuladas del vehículo llegaran a un millón de unidades apenas cuatro años después del lanzamiento.

En 1997, Corolla se convirtió en el modelo más vendido del mundo, con unas ventas mundiales acumuladas de más de 22,65 millones de unidades. En 2013, ya se habían vendido a escala mundial 40 millones de unidades de Corolla.

Actualmente se fabrica en 16 plantas de todo el mundo y se han vendido más de 44 millones de unidades, o lo que es lo mismo, uno de cada cinco vehículos vendidos por Toyota en sus 79 años de historia es un Corolla. Desde 2002 se ha vendido más de un millón de unidades al año. El año pasado se vendieron un total de 3.670 Corolla al día en más de 150 países y regiones.

1ª generación de Corolla (1966-1970)

En 1966 nació el Corolla, o la “corona de flores”. Encabezados por Tatsuo Hasegawa, responsable de desarrollo, los diseñadores de Corolla se propusieron cautivar el corazón del gran público. El principio rector del programa era crear un Corolla deportivo, tanto por imagen como por tacto de conducción. Este nuevo vehículo revolucionario se ofrecía con diversas carrocerías y adoptaba numerosas tecnologías innovadoras nunca antes vistas en el mercado japonés, como la suspensión MacPherson o la transmisión de cuatro velocidades. La gama del modelo constaba de un sedán de dos puertas, otro de cuatro puertas y un familiar de dos puertas.

 2ª generación de Corolla (1970-1974)

Cuando la producción de la primera generación de Corolla se acercaba a su fin, los ingenieros y diseñadores tenían ante sí el reto de reeditar el éxito del primer modelo con su sucesor. En el año en que se fabricó el Corolla un millón, el nuevo modelo fue diseñado para ser “un Corolla completamente renovado”. El diseño exterior evolucionó con unas líneas de superficie suavemente curvadas, mientras que bajo el chasis una suspensión trasera de ballesta más grande mejoraba el confort de marcha y el manejo.

En 1972, la gama se amplió a cuatro tipos de carrocería, con el lanzamiento de un cupé. Con su renombrado motor 2T-G, el Corolla Levin resultó ser el preferido por los amantes de los deportivos.

3ª generación de Corolla (1974-1979)

El año 1974 resultó ser complicado para el Corolla. La estricta normativa sobre emisiones obligó a rediseñar el motor y el sistema de escape para poder comercializar el nuevo modelo. A raíz de ello, Toyota encabezó el desarrollo de los convertidores catalíticos, que se siguen utilizando hoy en día. Este Corolla, más limpio y eficiente, se benefició asimismo de otra innovación tecnológica —el túnel aerodinámico—, y los resultados se dejaron ver en el diseño exterior para cortar el aire con mayor eficiencia. En el interior, la calidad y la ergonomía mejoraron, y el Corolla se percibía como un vehículo de una franja de precio superior.

4ª generación de Corolla (1979-1983)

En 1979, tras atravesar otra crisis del petróleo, la economía japonesa inició la senda de la recuperación. Con ese renovado optimismo, la cuarta generación de Corolla saltó a la escena mundial. Se había replanteado como vehículo familiar lujoso pero económico, con unas prestaciones superiores que satisfacían las diversas necesidades de los usuarios. En un contexto en que la aerodinámica desempeñaba un papel más importante en el diseño de vehículos, el nuevo Corolla se ajustó durante más de 400 horas en el túnel aerodinámico. Para evitar romper radicalmente con un diseño y una concepción que contaba con una afición cada vez más fiel, el Corolla evolucionó dentro de la continuidad, con unas líneas nítidas sobre un estilo más cuadrado. Bajo la carrocería, el confort y la estabilidad mejoraban con una nueva suspensión helicoidal de cuatro brazos y, para satisfacer las presiones medioambientales, se introdujo un nuevo motor diésel de 1.8 litros.

5ª generación de Corolla (1983-1987)

En su función como responsable de desarrollo, Fumio Agetsuma se propuso que la quinta generación de Corolla fuera un vehículo lo más innovador posible, que debía incorporar innovaciones en todos los sentidos, como hiciera en su día el Corolla original. Este nuevo modelo fue el primero en ser creado con la ayuda de un ordenador, lo que permitió ahorrar tiempo y recursos en el diseño del motor y del exterior. Con su frontal inclinado y su forma de cuña redondeada, el nuevo vehículo sería el primero de la serie en montar tracción delantera, todo un reto para los ingenieros.

Los modelos cupé con tracción trasera enfatizaban las características de conducción deportiva mediante un motor de 1.5 o de 1.6 litros, ambos montados longitudinalmente. Esta última variante, conocida comúnmente como el Hachi-Roku, u ‘ocho-seis’ en japonés, en referencia al código del chasis (AE86), fue el último Corolla con motor delantero y tracción trasera. Sus numerosos éxitos en circuitos y rallyes, por no mencionar su papel destacado en la popularización del deporte del drifting, convirtieron a este modelo en uno de los vehículos más apreciados y emblemáticos en la historia moderna de Toyota.

6ª generación de Corolla (1987-1991)

En 1987, la palabra clave en el desarrollo del nuevo Corolla fue calidad: tanto en las sensaciones que transmitía el vehículo como en la forma en que haría sentir a sus propietarios. Para los ingenieros, era esencial que este nuevo vehículo no solo satisficiera a sus dueños, sino que les cautivara con una mayor calidad. Se propusieron más de 2.000 mejoras a más de 100 fabricantes de componentes para elevar el rendimiento del vehículo, desde la reducción de los niveles de ruido a la introducción de materiales blandos al tacto en el salpicadero y las botoneras. Sería el Corolla de mayor calidad hasta la fecha.

7ª generación de Corolla (1991-1995)

El año 1991 fue testigo del lanzamiento de la séptima generación del Corolla. Desarrollado para seducir con su carisma y personalidad en torno a tres temas principales: estilo de diseño, prestaciones de conducción y seguridad y fiabilidad. Prestando especial atención a los detalles pequeños pero importantes y a ofrecer un espacio amplio para toda la familia, los ingenieros se propusieron crear un vehículo que proporcionara una mayor satisfacción a sus propietarios y más recuerdos de momentos familiares Corolla de calidad.

8ª generación de Corolla (1995-2000)

1995 fue un momento de replanteamientos medioambientales y económicos, también para los desarrolladores de la octava generación de Corolla. Con una economía aletargada en su país de origen, el equipo de desarrollo se propuso crear un nuevo vehículo que colmara las demandas de los consumidores: que redujera el impacto sobre el planeta y que fuera más eficiente y barato de comprar y de mantener. Y consiguieron precisamente eso: un vehículo que transcendió generaciones y nacionalidades y evolucionó hasta convertirse en el más vendido en Japón, reduciendo el coste total de mantenimiento y ofreciendo a los usuarios más seguridad, silencio y calidad.

9ª generación de Corolla (2000-2006)

El año 2000 trajo consigo el lanzamiento de la novena generación de Corolla y un diseño creado por primera vez en Europa. Este nuevo modelo, cuya misión era romper con el pasado y fijar el listón para el siglo XXI, fue diseñado desde cero con vocación de ser asequible. Además de la facilidad de uso y la fiabilidad, sus rasgos principales eran unos elevados niveles de acabados interiores y confort, que rivalizaban con segmentos superiores. 

Japón. Con el lanzamiento de la décima generación llegó una nueva dirección de diseño. El responsable de desarrollo, Soichiro Okudaira, quiso que el nuevo Corolla tuviera una perspectiva y una escala auténticamente mundiales. El rendimiento dinámico estaba a la altura de los mejores de Europa, mientras que la facilidad de uso y el espacio se potenciaron para el mercado norteamericano. Para este desarrollo, los ingenieros se guiaron por la regla de la impresión en cinco minutos, por la que los clientes apreciarían la calidad de este nuevo modelo a los cinco primeros minutos de conducirlo.

11ª generación de Corolla (2013)

El año 2013 trajo al mundo la undécima generación de Corolla en medio de una gran expectación, ya que el modelo de Toyota celebraba el título de ‘vehículo más vendido del mundo’. Con más de 44 millones de Corolla vendidos en más de 50 años, el lanzamiento de este último modelo introdujo un nuevo y prestigioso estilo exterior, con un particular acento sobre la calidad percibida y unos niveles superiores de equipamiento tecnológico y de seguridad. El icono se ha consolidado para perdurar en el futuro.