Toyota GT 86 2017, ahora sí.

Una puesta a punto en toda regla, con importantes novedades en su diseño, en el bastidor, en el habitáculo y, como no, también en la dotación de elementos que incluye su equipamiento. El nuevo Toyota GT 86 2017 enfatiza aún más su atractivo con sólidos argumentos y, muy especialmente, aportando un mayor placer de conducción que proporciona intensas sensaciones a su volante.

Toyota ha acertado con esta actualización de su deportivo modelo coupé. Ha incrementado la rigidez de su chasis reforzando especialmente la zona trasera del mismo, revisado por completo las suspensiones tanto delanteras como traseras logrando una importante mejora del comportamiento, especialmente en curva e introduce en sustitución del VSC Sport un nuevo modo de conducción, Track, cuyo eficaz funcionamiento aporta mayor seguridad a la conducción, especialmente cuando se trata de corregir la trayectoria.

 

Desde 32.900 euros ya se puede adquirir el modelo en la red de concesionarios de la marca en nuestro país. Sólo por los cambios mencionados ya merece la pena hacerlo, pero hay más. Porque Toyota también ha introducido cambios en su estética renovando el frontal incluyendo un capó más bajo, ópticas rediseñadas (ahora todas de tecnología LED) y un nuevo paragolpes. La vista lateral se enriquece con una nueva colección de llantas de aleación de 17 pulgadas y en la trasera hay un nuevo alerón, de mayor tamaño, fabricado en aluminio ultraligero y pintado en color negro con las alas en el mismo tono que el resto de la carrocería.

 

Esta parte posterior del GT86 2017 incorpora puntos adicionales de soldadura en los pasos de ruedas posteriores y cuenta con paneles y soporte traseros de mayor grosor. La estabilidad y el confort de marcha alcanzan ahora niveles superiores gracias a los nuevos resortes de la suspensión, mientras que la aerodinámica ha sido mejorada gracias a las modificaciones estéticas introducidas y a los paragolpes optimizados —dejan la zona delantera más cerca del asfalto—, y las aletas específicas, tanto delante como en los laterales, que le permiten lograr una mayor fluidez en los flujos de aire.

Una de las grandes novedades desde el punto de vista de la conducción es el nuevo modo Track (circuito), que permite al conductor disfrutar más a fondo de las sensaciones deportivas que transmite GT86, ya que con él seleccionado se rebaja al mínimo la intervención de la electrónica —control de estabilidad y control de la tracción— en el manejo del coche. Además, la nueva pantalla multi-información que incorpora el GT86 ofrece la información de la entrega de potencia y par, así como de las fuerzas G que se soportan, al tiempo que dispone de un cronómetro con el que poder tomar los tiempos por vuelta en el circuito.

 

Además, para lograr una respuesta aún más deportiva, los ingenieros de Toyota han afinado los distintos sistemas de control electrónico del GT86 incorporando información obtenida directamente de las diferentes competiciones en las que el modelo participa y evaluando su uso bajo las diferentes condiciones que puedan presentarse.

En el interior del nuevo GT 86, se han añadido nuevos acabados y materiales de mayor calidad percibida, y dispuesto un nuevo volante de diámetro más pequeño que el anterior —el de ahora es el volante de menor tamaño de toda la gama de modelos Toyota—, que facilita un mejor control de la dirección. Además, la gran mayoría de los mandos e interruptores cambian su diseño y adoptan nuevas formas y diseños, en especial los situados en las puertas y los destinados al control de las funciones del climatizador. En el cuadro de la instrumentación también se añade una pantalla TFT color de 4,2 pulgadas destinada a proporcionar distintos niveles de información sobre los sistemas y controles embarcados a bordo.

Las novedades en el apartado de equipamiento incluyen, además del ya mencionado modo Track (circuito), la incorporación de Asistente de Arranque en Pendiente (HAC), luces de aviso de frenada de emergencia y la última versión del Toyota Touch 2,  dispositivo multimedia con pantalla de 6,1”—, conectividad Bluetooth® 3.0, conexiones USB y Aux-In y —opcionalmente— sistema de navegación Toyota Touch 2 & GO con funciones avanzadas y acceso a apps que además incluye actualizaciones gratuitas durante los tres primeros años.

 

El apartado que menos modificaciones sufre es el de la mecánica. El GT86 de 2017 mantiene su combinación de motor bóxer delantero de 200 CV (147 kW) y tracción trasera con cambio manual de seis marchas de serie o automática de igual número de relaciones opcional.

 

El nuevo Toyota GT86 ya se puede comprar en la Red Oficial de Concesionarios de Toyota España desde 32.990 €. Gracias a la interesante fórmula de pago por uso “Pay per Drive” que oferta Toyota España, al mes puedes disfrutar de un nuevo GT86 pagando una entrada de 8.857,23 € y 48 cuotas de 386 €. Como tienes un valor futuro garantizado de 11.101,80 €, acabados los plazos puedes decidir si devuelves el modelo, pagas o financias la citada cantidad o bien adquieres un nuevo modelo de la marca. La operación está calculada con unos valores TIN del 6,50 % y TAE del 7,78 %.