Vision E, el futuro eléctrico según Skoda

Skoda va a mostrar su estrategia de movilidad eléctrica con motivo del próximo Salón del Automóvil que se celebra en Shanghai a finales de este mes de abril. Una estrategia que llevará al fabricante checo del grupo VAG a desarrollar en su gama hasta cinco vehículos eléctricos en distintos segmentos antes de 2025, de los cuales el primero en llegar será la versión híbrida enchufable del actual Superb.

En Shanghai, Skoda mostrará el Visión E, un SUV coupé de cinco puertas que puede recorrer hasta 500 km impulsado únicamente por su motor eléctrico y que además cumple con los requisitos establecidos para una conducción autónoma de nivel 3.

Así, en Shanghai, Skoda mostrará el Visión E, un modelo de 4.645 mm de largo, 1.917 de ancho y una altura de 1.550 mm. Gracias a sus 2.850 mm de distancia entre ejes y a los largos voladizos tanto en su parte frontal como posterior, los diseñadores de la marca checa han podido crear un espacioso interior, —seña de identidad habitual de los modelos de la marca— con los asientos dispuestos en posición elevada. La silueta de gran capacidad del modelo se combina en el Visión E con una estética muy dinámica en la que destaca la línea de techo ligeramente inclinada que acentúa el estilo coupé de su figura.

Entre las características más llamativas de la carrocería se incluyen puertas de apertura inversa y la ausencia de un pilar B. En el luminoso interior, los cuatro asientos giratorios individuales y un ausente túnel central transmiten una gran sensación de amplitud.

 Gracias a sus grandes superficies cristalinas, el interior del VISION E es luminoso y transparente. La continuidad de las líneas horizontales acentúa la nítida estructura y la amplitud del interior. Cuatro asientos individuales con forma de concha y respaldos innovadores resaltan su aspecto moderno. Con una amplia distancia entre ejes y voladizos cortos en las partes frontal y posterior, los diseñadores han creado un interior cómodo y espacioso para el VISION E.

Los asientos están ligeramente elevados, y permiten una buena vista. También pueden girar hasta 20 grados. Cuando se abren las puertas, los asientos giran hacia afuera, haciendo que entrar y salir sea más fácil. Cuando se cierran las puertas de apertura inversa, los asientos vuelven a su posición original. El prototipo introduce esta nueva idea "Simply Clever", que proporciona confort adicional gracias a sus mecánicas y diseño ergonómicamente optimizados. El resultado es una gran sensación de amplitud, ya que el Škoda Visión E no requiere un túnel central, ni delante ni detrás.

Además de la pantalla del cuadro de instrumentos, en la que pueden visualizarse los datos habituales del vehículo, el Škoda Visión E está equipado con pantallas adicionales para los demás ocupantes. El centro del salpicadero contiene la pantalla táctil central, en la que tanto el conductor como el acompañante pueden leer y utilizar todas las importantes funciones y servicios de Škoda Connect.

Cada ocupante tiene su propia pantalla, que puede utilizarse para numerosas y cómodas funciones, como información y entretenimiento. La pantalla del acompañante está situada en el panel de control, mientras que las pantallas de los demás pasajeros están integradas en los respaldos de los asientos delanteros. Además, los pasajeros pueden personalizar su programa de entretenimiento a través de las pantallas táctiles. El dispositivo de control del acompañante está situado en el reposabrazos derecho. Los pasajeros de la parte trasera tienen el suyo instalado entre los dos asientos individuales.

Cada una de las puertas tiene un compartimento para el teléfono integrado en el interior, desde la cual pueden recargarse los smartphones por inducción; las preferencias, datos e información personales contenidas en el smartphone son accesibles a través de la pantalla individual de cada ocupante. La iluminación ambiental, programable en hasta diez colores, está integrada en los embellecedores de las puertas y bajo el salpicadero. Los asientos delanteros son reclinables, y el volante puede subirse para optimizar el uso de espacio y ofrecer el máximo confort.

Como en todos sus modelos, la gran puerta trasera oculta un maletero de grandes dimensiones y capacidad, uno de los elementos característicos de todas las realizaciones de la marca checa.

El futurista Visión E cuenta con un sistema de propulsión de 225 kW de potencia que le permiten alcanzar una velocidad punta de 180 km/h. Las potentes baterías de iones de litio y su óptima capacidad de recuperación le permiten disfrutar de hasta 500 kilómetros de autonomía en modo eléctrico. Gracias a una gestión inteligente del sistema, los dos motores eléctricos incorporados a bordo cooperan con la máxima eficiencia y se ajustan para permitir el máximo grado de estabilidad, dinamismo y seguridad en todo momento.

Además, e Visión E también ofrece una visión sobre las formas de conducción autónoma que los modelos de Skoda irán incorporando en breve. Aunque según los últimos estudios en 2030 alrededor del 15% de todos los vehículos nuevos podrán conducirse de manera completamente autónoma. El Skoda Visión E ya cumple con los requisitos establecidos para catalogarlo como un nivel 3 de conducción autónoma. El Visión E puede operar independientemente en congestiones de tráfico, circular en piloto automático en autopistas, permanecer en un carril y desviarse, realizar maniobras de adelantamiento, buscar de forma independiente plazas de aparcamiento gratuitas, y aparcar y salir de estacionamiento de forma completamente autónoma. Para ello, varios sensores de distintos rangos y numerosas cámaras supervisan constantemente la situación del tráfico.

La movilidad eléctrica juega un rol clave en la estrategia de crecimiento global de la compañía. Škoda desarrolla sus propios prototipos para la movilidad 100% eléctrica tomando como base la plataforma MEB Group. La electrificación de la gama de modelos de Škoda empezará con el lanzamiento del Škoda Superb con motor híbrido enchufable. El primer vehículo 100% eléctrico puro producido en serie por Škoda se lanzará poco tiempo después, en 2020. En 2025, la marca habrá expandido su gama e incluirá cinco vehículos 100% eléctricos en varios segmentos.