26-01-2015

Cómo destrozar tu Lamborghini

Las imágenes además de mostrar lo que nunca debes hacer, permiten apreciar la facilidad con la que se pierde el control de un coche a alta velocidad. Es un caso verídico sucedido en una autopista húngara en la que el conductor pierde el control de su coche a más de 315 km/h. Una temeridad que tiene sus consecuencias fatales cuando observamos los restos calcinados del coche que se encontraron los servicios de asistencia. El conductor, cuyo estado desconocemos salvo la vida, cosa que no sucedió con su acompañante, quien grababa estas imagnes, que falleció en el accidente.